El tiempo y la salud mental

Posted by Centro Vitae Psicología Zaragoza 19:57

Foto www.blackphotostudio.com
Estamos habituados a escuchar expresiones del tipo “Va a cambiar el tiempo, lo siento en los huesos”. El ser humano es un organismo vivo y como tal, en continua interacción con el entorno. Y cuando el tiempo cambia, se han de producir muchos ajustes en el cuerpo humano para adaptarse a este fenómeno.

Los neurotransmisores del cerebro se reajustan en cada estación, igual que el resto de los sistemas del organismo, ya que el cuerpo humano busca el confort climático, sobre todo en los cambios bruscos de temperatura. Estos desequilibrios se muestran muchas veces a través del estado de ánimo.

Los estudios científicos indican que el calor y el sol bajan los estados de ansiedad y aumenta los pensamientos positivos. Parece que la humedad dificulta la concentración y aumenta la fatiga. El sol facilita la metabolización de vitamina D y la producción de serotonina, neurotransmisor encargado de regulación afectiva. Los días sin sol bajan los niveles de serotonina.

Pero también el exceso de calor, por encima de 30 grados, aumenta las crisis de obsesividad y facilita conductas violentas y agresivas. Y los días lluviosos tienen un efecto negativo en las tendencias suicidas y los delirios.

Las personas que están sujetas a tratamientos farmacológicos psiquiátricos y son vulnerables a estos cambios estaciónales, necesitan mantener la medicación durante estas épocas del año.

Los países  nórdicos tienen índices más altos de suicidios ya que la depresión aumenta en épocas de poca luz. Allí se trata a estos pacientes con fototerapia, la luz ultravioleta activa los neurotransmisores, y antidepresivos frecuentemente.

Evidentemente, esto está sujeto a la vulnerabilidad de la persona, los cambios de estación no afectan a todos por igual.

El viento también es uno de los fenómenos metereológicos estudiados por la Biometereología Médica, disciplina encargada de estudiar el efecto de los fenómenos atmosféricos sobre el estado de ánimo.

Parece que los vientos del sur, cierzo, tramontana, siroco tienen efectos negativos sobre las migrañas, depresión, irritabilidad y ansiedad, y aunque no hay consenso científico parece que incide en el aumento de trastornos de pánico.
Existe un Trastorno Afectivo Estacional, que indica que los cambios de tiempo afectan al estado de ánimo.

Hay científicos que estudian si el clima afecta al carácter , como lugares con lluvia y poco sol facilita estilos mas reservados, menos sociales, y lugares con mas sol y buen tiempo , facilita caracteres mas alegres, sociales y expresivos.
Existen así mismo diferencias entre hombres y mujeres, siendo una proporción cinco veces mayor de mujeres afectadas por el trastorno afectivo estacional que de hombres.

La biología y la psicología humana una vez más se dan la mano. No obstante, no debemos patologizar los estados de ánimo fluctuantes por el tiempo, sino entender que es algo pasajero en la mayor parte de personas, ya que como indica su nombre, es estacional. Y hay que facilitar con pensamientos adaptativos y positivos, conductas de distracción del fenómeno y comprensión del mismo, para superar los efectos incómodos de cada cambio de estación. Lo que define al ser humano es la capacidad de reflexionar sobre la propia vida, que hace que podamos adaptarnos a múltiples situaciones complejas, incluso a cambios climáticos y temperaturas de infarto.


Compártelo:


Artículos más leídos

Vídeos de Centro Vitae